¿Qué es una pantalla de aula interactiva?

pantalla de aula interactiva

Si está buscando una pantalla interactiva para el aula, siga leyendo para obtener más información. Este artículo explorará las ventajas y desventajas del uso de pantallas interactivas en el salón de clases. También obtendrá más información sobre la solución de lienzo educativo OneSceen de DSI y la pantalla interactiva para el aula de ViewBoard. Después de leer el artículo, decida qué tipo de pantalla interactiva para el aula funcionará mejor para su escuela.

pantallas interactivas para la educación

Hay muchos beneficios al usar pantallas interactivas en el salón de clases. Hacen que el aprendizaje sea más atractivo e interactivo. Los estudiantes pueden dibujar o escribir directamente en la pantalla, que utiliza tecnología táctil inteligente para reconocer una variedad de dispositivos de entrada. Este tipo de tecnología admite el intercambio de ideas y la colaboración en tiempo real, lo que puede ayudar a mejorar los puntajes de las pruebas. Sin embargo, los inconvenientes de las pantallas interactivas en el aula son en gran medida intrascendentes. Si estás planeando comprar uno, considera los siguientes aspectos.

Las pantallas interactivas no son para principiantes. Requieren algo de entrenamiento para usarlos de manera efectiva. Como tienen tantas características y funcionalidades, deberá invertir en capacitación para su personal. Deberá asegurarse de que su personal esté familiarizado con el equipo antes de instalarlo. Si no está seguro de cómo usar una pantalla de aula interactiva, considere contratar a un integrador certificado para que la instale. Tal integrador no solo instalará la pantalla, sino que también capacitará a los maestros para usarla.

¿Qué es una pantalla de aula interactiva?

Una pantalla interactiva en el aula puede hacer que la experiencia de aprendizaje sea más atractiva para los estudiantes. La pantalla multitáctil es una excelente manera de fomentar la interacción de los estudiantes al tiempo que reduce la necesidad de que varios estudiantes usen una computadora. También puede ser utilizado por especialistas de TI para proporcionar alertas durante situaciones de emergencia. Los estudiantes pueden interactuar con una pantalla interactiva utilizando una variedad de herramientas, como el software de activación por voz y la duplicación de pantalla. También puede mejorar la colaboración entre los estudiantes.

Las pantallas interactivas en el aula brindan a los maestros una variedad de herramientas de enseñanza que los ayudan a crear lecciones atractivas. Los maestros pasan la mayor parte de su tiempo preparando una lección para sus alumnos. La lección debe ser atractiva, llena de conocimiento y alineada con el plan de estudios de la materia. Muchas pantallas interactivas en el aula están equipadas con excelentes herramientas de planificación y construcción de lecciones, lo que facilita a los maestros la creación de lecciones atractivas. No es raro que los maestros dediquen una cantidad considerable de tiempo a desarrollar y revisar sus lecciones, especialmente si son nuevos en el tema.

La solución de lienzo educativo OneSceen es una forma flexible para que los maestros brinden ricas lecciones interactivas en sus aulas. Este sistema reemplaza las pizarras tradicionales y brinda a los maestros una variedad de funciones. Los estudiantes se benefician de estas pantallas interactivas porque pueden compartir trabajos y tareas con otros. Además de permitir que los maestros brinden lecciones más atractivas, estas pantallas ayudan a los estudiantes a usar la tecnología de manera productiva.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .